Av. Mcal. Lopez esq. Rep. Francesa
Lun-Vie: de 8:00 a 18:00 / Sáb: de 8:00 a 12:00

NUESTRO BLOG

Inicio / Me encontré con una persona desconocida: Yo misma

Me encontré con una persona desconocida: Yo misma

Me encontré con una persona desconocida: Yo misma

Publicado el: 2021-02-15 13:37:23

Cuando brindábamos en diciembre pasado, abogábamos por un nuevo año con muchos logros y objetivos alcanzados, por supuesto nadie estaba preparado para lo que vendría: el COVID-19, alarma mundial, pronto declarado ya una pandemia.

 

Muchas son las enfermedades ocasionadas por disfunciones relacionadas a la manera en que gestionamos nuestras emociones; sin embargo, la cuarentena, el encierro y el aislamiento nos hicieron ver que conocíamos mucho sobre nuestro trabajo, amigos o familiares, pero nos encontramos con nuevas rutinas que sacaron a relucir aspectos desconocidos de nuestra personalidad.

 

Descubrimiento y acción

Pasado un tiempo considerable, en el que intentamos organizar las tareas del hogar y concretar varias actividades o ideas postergadas, nos tocó lidiar con el formato “a distancia” del estudio de los chicos, la convivencia 24 horas con cosas rutinarias, con la pareja o los hijos, entre otras numerosas cosas. Todas ellas fueron descubriendo a esa desconocida a la que cada persona se enfrentaba…”ella misma”.

En ese contexto, es posible que hayan aflorado sentimientos negativos que yacían reprimidos por nuestro frenético ritmo de vida, tales como la falta de madurez, de autoconocimiento, de autocontrol, una crisis de valores éticos y morales, una carencia de objetivos claros a corto, mediano y largo plazo; la falta de una línea de prioridades, de reglas y normativas claras para con la pareja y los hijos, de cuidados personales, así como la falta de principios básicos como el respeto por las pertenencias personales y del espacio del otro, la honestidad entre otros.

Todo esto dio como resultado una creciente necesidad de la gente de realizar consultas por trastornos generalizados de ansiedad, de pánico o de personalidad; por depresión, estrés, violencia doméstica o infantil, abusos verbales, psicológicos, sexuales y otros. Se activaron ciertas personalidades paranoicas, delirantes, impulsivas, violentas, abusadoras y varios trastornos mentales como las esquizofrenias de distintos tipos.

Por ese motivo, considero que mucha gente se encontró consigo misma y descubrió rasgos desconocidos, en especial aquellos que pusieron en práctica las estrategias adecuadas para sobrellevar con éxito estas crisis. En los procesos de duelo, que actualmente afecta a muchos hogares en donde se perdieron familiares o personas cercanas a raíz del coronavirus u otras enfermedades, es importante que las personas busquen ayuda a fin de alcanzar el autoconocimiento y aceptar la pérdida a través de un proceso terapéutico.

 

Aprendiendo de las dificultades

En un contexto tan desafiante como el que vivimos hoy podemos remarcar muchos aprendizajes, como el valor de la salud, de la familia, de la verdadera amistad, el disfrute de pequeñas cosas y optimizar el tiempo que mucha gente decía no tener y además, el reinventarse para generar ingresos, la conexión con la creatividad y muchos otros potenciales que ni sabíamos que poseíamos.

El objetivo de un proceso terapéutico es, por sobre todo, mejorar la calidad de vida, de modo a facilitar la obtención de logros personales, laborales y familiares, aprender estrategias de solución de problemas y vivir con mayor satisfacción.

En conclusión, este año lleno de cambios, en algunos casos positivos y en otros, negativos, nos debe dejar enseñanzas que perduren por siempre: en primer lugar, cuidarnos para cuidar a los demás y finalmente que, la salud es lo primordial.